IMPORTANTE:

Nos estamos mudando. Hasta reacomodarnos en el nuevo espacio tenemos suspendida la venta de los productos a medida. Solo trabajamos con el stock en el local y con algunos productos standard de poca demora. Cuando nos hayamos ubicado en el nuevo espacio comenzaremos a trabajar normalmente.

LEY DE VIDRIOS DE SEGURIDAD

El gobierno porteño publicó en el Boletín Oficial de Octubre 2007 la ley de Vidrios Seguros, que establece los vidrios de puertas, ascensores, mamparas de baño, techos y otros implementos utilizados en "zonas de riesgo de impacto humano" deben ser laminados o templados, para evitar la formación de astillas, según una ley porteña publicada en el Boletín Oficial de la Ciudad.

Se trata de la "Ley de Vidrios Seguros", sancionada el 20 de Septiembre 2007 por la Legislatura porteña, sobre los proyectos de los diputados Mario Morando y Carlos Ameijeiras.



La norma indica que las puertas, paneles bajos, ascensores, fachadas, mamparas de baño, divisores y mobiliario fijo de vidrio, deben tener las características mencionadas, al igual que los techos, marquesinas y parasoles.

Las construcciones existentes, que no utilicen este material, deben estar envueltas en una malla de protección, que en caso de rotura prevenga la caída de fragmentos.

Los argumentos que respaldan la legislación se basan en la evidencia de que al romperse, los vidrios comúnes se fragmentan en grandes astillas que pueden impactar en el cuerpo "como si fueran navajas" y provocar accidentes fatales.

Los vidrios laminados, en cambio, están constituídos por dos planchas de vidrios comunes pegadas a una lámina plástica de manera que al romperse, los fragmentos se mantienen adheridos a la lámina y así se evitan las cortaduras.

Los vidrios templados, también habilitados por la ley, están fabricados de una forma tal que al romperse se pulverizan en fragmentos tan pequeños que resultan inofensivos.

"Basta a las mutilaciones y muertes por vidrios peligrosos en lugares de tránsito de público", afirmó el diputado macrista Morando y señaló que durante los próximos cinco años, todos los edificios de la ciudad, incluídas las escuelas, deberán adaptarse a las nuevas exigencias de seguridad.

Los proyectos que dieron origen a la "ley de Vidrios Seguros" llegaron a la Legislatura porteña en el 2004, cuando la nieta del ex presidente Raúl Alfonsín falleció al desangrarse por la herida que le ocasionó la rotura de un vidrio sin protección, de una puerta del colegio al que asistía.

Fuentes legislativas indicaron en un comunicado, que la ley establece en el Código de Edificación los requisitos para vidrios en zonas de riesgo para impacto humano, "no sólo para construcciones nuevas sino extendiéndolo también a las existentes, otorgándoles un plazo razonable (de 5 años - Octubre 2012) para adecuarse".



Fuente: Parlamentario.com